Fideicomiso de Banco de Occidente garantiza transparencia en compras de insumos médicos, pero proveedores elevan precios

Tegucigalpa, mayo. El fideicomiso para la compra de medicamentos e insumos que se maneja entre la Secretaría de Salud y Banco de Occidente para el abastecimiento de toda la red hospitalaria del país ha garantizado la transparencia en los precios y compras en el mercado durante la crisis de la covid-19, afirmó la ministra de Salud, Alba Consuelo Flores.

Sin embargo, la funcionaria del Ejecutivo señaló que ante el avance de la crisis muchos proveedores han incrementado los precios de sus productos.

Flores presentó al presidente Juan Orlando Hernández y al pueblo hondureño un informe detallado sobre los precios de los insumos adquiridos para poder equipar a todo el personal médico que trabaja en la red hospitalaria durante la pandemia.

«La Secretaría de Salud ha sido beneficiada con abastecimiento de mascarillas, ya sea por la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) o compras a través de Honduras Invest», puntualizó.

También dijo que la Secretaría de Salud tiene un mecanismo especial de compras que es el fideicomiso con Banco de Occidente, «institución bancaria que ha garantizado un abastecimiento importante de material médico para los hospitales», expuso.

Detalles de precios

Flores detalló que entre febrero y marzo pasados se hicieron compras importantes bajo el fideicomiso.

En marzo puntualizó que se compraron 131.000 mascarillas N95, distribuidas en todos los hospitales del país, y que «al mismo banco le ha tocado bregar con los precios de proveedores».

«El proveedor tuvo que darlo a 184 lempiras y es el único precio. Esta mascarilla antes del COVID-19 la comprábamos a 38 lempiras en el año anterior», indicó.

«A partir del mes de enero de 2020, cuando empezamos a buscar los proveedores, no encontrábamos y el banco tuvo que hacer el proceso en una adquisición de 184 lempiras, con la que se hizo una inversión de 7.5 millones de lempiras, que fue la primera compra», desglosó.

Flores expresó que se logró encontrar otro proveedor, con el que se obtuvo una rebaja con un precio de 76 lempiras la mascarilla, con una inversión de 6.8 millones de lempiras.

«Aunque la adquisición se hace a través del fideicomiso, que es un proceso garantizado en transparencia, se ha tenido el mismo problema con la oferta que se ha tenido en el país sobre los productos», acotó Flores.

Más detalles de compras

«Presidente, este es un ejemplo de la compra de mascarillas N95, pero también hemos tenido otra compra de mascarillas descartables que se ha hecho inversión fuerte», aseveró.

La funcionaria pormenorizó que en la primera compra de mascarillas descartables, antes de la covid-19, se compraba a 98 centavos la unidad y ahora pasó a 9.2 lempiras y siempre bajo el fideicomiso de Banco de Occidente.

En las primeras compras se obtuvieron 990.000 mascarillas descartables, pero luego, el 18 de marzo pasado, se hizo una adquisición de 370.000 mascarillas a un precio de 49 lempiras.

«Ha estado bastante difícil. Antes estas mascarillas no pasaban de tres lempiras», remarcó Flores.

«Todos hemos sido objeto de esta crisis que ha abarcado el incremento de los precios en todos los productos. No tenemos un producto que podemos considerar a precios normales e igualmente para el tema de medicamentos», subrayó.

Trabajo serio

El presidente Hernández destacó que «el Banco de Occidente tiene precalificados los proveedores y ha sido un trabajo muy serio de ese banco. Lo que estamos viendo aquí es que, aun con ese procedimiento, que ha sido una gran decisión que hemos tomado desde el inicio del Gobierno, también allí se han elevado los precios de manera exponencial».

Flores, en tanto, añadió que «entendemos que gran parte esto se debe al desabastecimiento mundial en todos los hospitales que están peleando por lo mismo».

El proceso de compra es un mecanismo muy transparente, donde hay veeduría permanentemente, en la que se encuentran Transformemos Honduras, la Asociación para Una Sociedad Más Justa (ASJ) y las iglesias católica y evangélica, detalló la funcionaria.

«A pesar del acompañamiento de la veeduría se ha tenido ese problema con los proveedores alterando los precios, y se han tenido que hacer las compras porque tenemos 32 hospitales, 20 regiones de salud y son 24.000 colaboradores a los que tenemos que garantizarles su seguridad en este momento», puntualizó Flores.

Llamado

La titular de Salud manifestó que «los proveedores han aumentado los precios y yo creo que es el momento oportuno para que los empresarios tengan conciencia de que esto es un problema de todos y creo que no deberían de aprovecharse de este momento».

Agregó que esta es una experiencia que también le ha tocado vivir al Hospital Escuela, porque utiliza la herramienta del fideicomiso y se ha visto en la necesidad de rechazar esa oferta.

«Nosotros como Secretaría de Salud estamos trabajando también bajo el mecanismo del Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica (Comisca- Sica), con el propósito de encontrar mejores proveedores y nos ha tocado a todos los centroamericanos bregar con el incremento de los precios», indicó.

Argumentó que «esto no es un tema solamente de Centroamérica, esto es un problema a nivel mundial, y hay un tema importante, que ha habido queja de que no hemos tenido equipo de protección personal. Hemos hecho un trabajo bastante fuerte para tener ese abastecimiento, pero la competencia para encontrar esos equipos ha sido a nivel mundial y los precios también han sido alterados».

«Vemos a través de las noticias que todos los países tenemos los mismos problemas», señaló Flores.

El mandatario solicitó a los ministros de Salud, Alba Consuelo Flores; de Coordinación General de Gobierno, Martha Doblado, y el comisionado presidencial ante la emergencia nacional de covid-19, Lisandro Rosales, un informe comparativo de precios de los insumos y equipos médicos para darlo a conocer próximamente a la población.