Tegucigalpa, septiembre. «Quiero pedirle a los bancos que se pongan la mano en la conciencia», dijo el presidente Juan Orlando Hernández y reiteró la petición al Congreso Nacional para que apruebe el Plan Financiero de Rescate Solidario enviado por el Ejecutivo para apoyar la reactivación de la micro, pequeña y mediana empresa (Mipyme), el turismo y otros sectores afectados por la pandemia de covid-19.

En agosto pasado el Poder Ejecutivo envió al Congreso Nacional el Plan Financiero de Rescate Solidario (FiRS), que busca el alivio de deudas para los hondureños perjudicados por los efectos económicos de la pandemia de covid-19, beneficio que abarcará desde Mipymes hasta quienes tienen una tarjeta de crédito, entre otros.

En ese sentido, la Administración Hernández ha puesto a disposición diferentes programas de alivio de deuda para el beneficio de los hondureños y envió la iniciativa del FiRS al Legislativo.

Hernández reiteró que «quiero pedirle a los bancos que se pongan la mano en la conciencia. Tienen más dos décadas de estar ganando muy bien y hay clientes que han sido tan buenos que por esta situación que no fue culpa de ellos, el cierre de la economía era necesario para cuidar la salud, pero ellos nos han podido vender y no han podido procesar sus productos».

Argumentó que «si les tiramos el rescate y los salvamos, volvemos a que sea un cliente de primera y así está pasando con muchas personas. Les están cobrando en tarjetas de crédito en intereses sobre intereses».

Hernández enfatizó que «el 70 por ciento de los empleos los producen la micro, pequeña y mediana empresa y tenemos que salvarlos. ¿Cómo vamos a dejar morir la industria que ya iba creciendo en el turismo, hoteleros, restaurantes? Tenemos que trabajar con ellos».